sábado, 29 de noviembre de 2014

Y el profe que?


Hace unos años atrás a raiz de la obtención del campeonato Nacional por parte de Ciego de Avila hablaba con Leonel Duarte y le preguntaba quien era para él la figura más importante del equipo. Si el Cheva con su labor magistral del mediocampo, o el Keko con sus goles, o Reisandri por su labor en el sector defensivo, y la respuesta del Leo de Cuba fue categórica y rápida: Raúl González Triana, su técnico.


Triana quien en mi opinion, junto a Chandler, son los dos mejores técnicos en Cuba actualmente y a los que con gusto confiaría nuestra selección ha tenido una larga historia al frente de nuestras selecciones con puntos, como cualquier técnico,  altos y bajos,  y con el cual hemos diferido o estado de acuerdo a lo largo de de los últimos años.


Siendo el primero enn reclamar su regreso a la selección y criticar su remplazo por Reihold Fanz durante la eliminatoria del mundial Sudáfrica 2010, sigo pensando que bajo su dirección técnica aquel equipo hubiese llegado mucho más lejos y no se hubieran perdido tantos jugadores;  también fui el primero en reclamar su salida de la misma tras la Copa de Oro del 2011, pues entendía que su ciclo estaba terminado, y que ambos: selección y Técnico necesitaban un distanciamiento por el bien de los dos pues su relacción se había convertido en tóxica para ambos y hoy al cabo de estos años me siento feliz de haber hecho aquel reclamo y de que Triana fuera destituido al frente del seleccionado.


Y es que tal decision le permitió al técnico avileño alejarse un poco de las luces y comenzar su trabajo con un grupo de muchachos a los que primero encaminó hacia la obtención, por primera vez, de la clasificación a un Mundial Sub 20, mostrando un equipo organizado y disciplinado que terminó cediendo en Turquía ante rivales de mayor jerarquía y preparación.


Sin embargo su obra no estaba terminada y en estos juegos Centroamericanos, escribió, creo sin temor a equivocarme su mayor obra de arte, no solo por los resultados, sino por el nivel de juego de sus jugadores, por destacarse como el gran estratega que es, por leer los partidos antes y durante los mismos, por saber mover sus piezas y hacerlo sin miedo o siguiendo un libreto escrito de antemano,  adaptándose a los cambios y dinámica del partido.


Fue Triana, para mi, como para Leo en aquella conversación, la figura más importante de este equipo y sin duda el artífice de este triunfo, no sólo por lo expuesto en el parrafo anterior, sino también por su relación con sus jugadores, por ese respeto que supo inculcarle a sus muchachos que no dudaban en buscarlo y abrazarlo en señal de agradecimiento en cada gol, en cada triunfo conseguido.


Fue esa labor la que le permitió al técnico avileño tomar a este grupo de muchachos llenos de talento y hacerlos jugar como como el equipo que es hoy, pues en el futbol, de poco sirven las individualidades si el colectivo no funciona y se necesita de un verdadero educador para limar los egos y poner a todos en función del equipo.


A Triana sin duda alguna hay que agradecerle este triunfo que hoy disfrutamos, hay que señalarlo como responsable principal de esta alegría pues no podemos olvidar al hombre del banquillo el de los gritos desde la línea de cal. Porque en la vida hay que ser justos y la justicia no es solo criticar cuando las cosas salen mal, sino tambien alabar y exaltar cuando se hacen bien, y ante nuestro técnico tenemos hoy que quitarnos el sombrero, porque cuando se gana también es obra del técnico.


Felicidades Profe, en hora buena.

BRONCEORO



Hoy cuando el país esperaba reencontrarse con su selección , cuando casi todo el pueblo cubano, los de adentro y los de afuera,que al final todos llevamos la misma sangre, esperaba para volverse a deleitar con su selección nos encontramos de golpe con la noticia de que por cambios de última hora del Comite Organizador Cuba jugaría en una sede alterna y sin transmisión televisiva, un golpe bajo, muy bajo por parte de los organizadores.


Para un futbol olvidado y necesitado de difución la medida de los organizadores para nada es algo trivial. Cuba, el futbol cubano necesitaba ese partido, la gente necesitaba ver que lo mostrado frente a México no era una casualidad y si una muestra de la calidad de estos muchachos, del gran trabajo de su cuerpo técnico.


Pero el castigo por haber hecho tambalearse al dueño de casa, haber desnudado sus debilidades fue mas que un obstáculo, un nuevo impulso para esta selección acostumbrada a los malos tratos y a las adversidades.


Cuba había venido a llevarse una medalla de estos juegos y la falta de televisión no iba a ser un impedimento, porque aun a la distancia, este equipo sabía que estabamos con ellos, que la gente buscaría cualquier medio para saber que pasaba minuto a minuto y una vez más respondieron a esa especie de romance surgido entre su pueblo y ellos, tocándole al seleccionado hondureño pagar los platos rotos.


Con menos de 48 horas de descanso después de 120 minutos trepidantes ante México el equipo mostró una gran enteresa física y anímica, pues no solo tuvieron que recuperarse de la eliminación dos noches antes cuando ya se empezaba a saborear la final, sino también del gol hondureño y de la pérdida temprana de Yosel Piedra por una lesion, que obligó a un cambio tempranero en la diesmada escuadra cubana.


Uno a cero o cinco a cero era lo mismo para Cuba hoy, había venido a encaramarse en el podio, había luchado por ello y en el último día no sería diferente, así que Triana tiró toda la carne en el asador mandando a la Perla Hernández al terreno de juego en el lugar de un agotado Clavelo, cuando el partido estaba 0-1 en favor de los catrachos.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Nos quedamos sin partido.


La noticia nos ha tomado a todos por sorpresa, es tan increíble que nos ha costado trabajo creerla, porque además de sorpresiva denota una total falta de profesionalidad y seriedad por parte del Comité Organizador de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014.

Tras las tremendas actuaciones de la selección cubana de futbol en este torneo, en especial el partido de semifinales frente a los locales, el público cubano, dentro y fuera de la isla se preparaba, hoy, para disfrutar nuevamente de su selección sin embargo tendremos que quedarnos con las ganas de apoyar a nuestros muchachos a través de la pantalla chica ya que tras un absurdo cambio de sede del partido del bronce el encuentro por la Medalla de Bronce no será transmitido.

Si amigos, como lo está leyendo, el encuentro frente al seleccionado de Honduras por la medalla de Bronce ha sido trasladado al estadio Hugo Sánchez a última hora por lo que no será posible preparar todo el andamiaje necesario para la transmición del partido a través de la televisión.

Arbitraria, irrespetuosa y falta total de ética del comité organizador, que deja a millones de personas con las ganas de apoyar a su equipo, ¿es acaso el castigo que debemos pagar los cubanos por la irreverencia de nuestro equipo de jugar mejor y dejar casi al borde del ridículo a la selección local?

No se, y mi lado pacifista trata de acallar a mi lado paranoico, pero resulta muy extraño este último cambio de hora. ¿No fue suficiente que nos inventaran un penalti en contra y una falta al borde del área en los últimos cinco minutos del partido contra los aztecas y que posibilitaron el empate de un partido que los nuestros debieron haber ganado?

Increíble, realmente increíble, no hay palabras para describir esta arbitrariedad.


Pero no importa, quédense con su Estadio, su final y la medallita, que nosotros nos vamos a llevar el bronce en metal, porque el Oro, en el Corazón de toda Centroamérica es NUESTRO

jueves, 27 de noviembre de 2014

Sorpresa, perdió Cuba.

Ellos nos contagiaron con su alegría. Gracias muchachos

El futbol es así, como el amor, bello y cruel al mismo tiempo, justo e injusto a la misma vez y tal vez por esa magia, por esa combinación de veneno y antídoto es que es el deporte más hermoso del mundo, el más seguido el que como ningún otro desencadena pasiones desenfrenadas.

Así es el futbol y anoche en el Luis “Pirata” Fuente de Veracruz encarnó sus dos versiones en la piel de los jóvenes cubanos miembros de la selección Sub 21 que defienden los colores patrios en esta nueva edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Diezmados por las lesiones y suspensiones, 13 guerreros cubanos se aprestaron a dirimir una noche épica para el maltrecho futbol antillano, al frente la poderosa escuadra mexicana, el premio la final y la posibilidad del oro soñado.

Modestos, sin nada que perder y sin otro apoyo que su talento, su garra y corazón nuestros muchachos salieron al terreno y con un futbol serio y muy bien planteado tácticamente, se adueño del baló, el terreno, desconcertó a un rival que no encontraba por donde ni como, mientras que veían la marea azul venirse una y otra vez, a veces en grupo a veces con la solitaria presencia de Yordan o Reyes, suficientes para crea zozobra en la zaga verde que no sabía cómo controlar la velocidad de los morenitos cubanos.

México se fue diluyendo ante la telaraña tejida por Raúl González Triana, quien por cierto tuvo que ver el partido desde las tribunas al estar suspendido tras su reclamación por el pésimo arbitraje en el partido frente a Venezuela, y solo pudo llegar a la meta defendida por Sandy Sánchez a los 30 minutos de juego, aunque pudo ponerse en ventaja a los 38 minutos cuando la defensa cubana fue cogida a contrapié, pero lo que parecía la reacción mexicana terminó por ser solo un amago y el intento por emparejar el partido fue solo una ilusión, pues Cuba se recompuso y cerro el primer tiempo con un cero a cero.

De ahí en más fue Cuba que desperdició la oportunidad de adelantarse en el marcador en los primeros minutos del segundo tiempo en los que ejerció un gran control del juego mismo que se fue alargando de los 90 minutos ante la mirada atónita de los presentes, la sorpresa del equipo mexicano, que seguía sin entender y la capciosa narración de los locutores de ESPN, que ese rompían la cabeza tratando de explicar lo que veían en el terreno, atribuyendo el pobre funcionamiento a errores de sus jugadores, omitiendo o no queriendo ver una verdad tan grande como el estadio, México no funcionaba, porque Cuba era más, si Cuba era más, porque Cuba tenía más hambre, mas ganas, porque sus jugadores corrían cada balón como el último. México no funcionaba, porque se jugaba a lo que Cuba quería, porque Cuba tapaba las salidas dejando a los talentosos jugadores rivales sin opciones para crear o distribuir el juego.

De pie!!!!

Así cayó mi Cuba, de pie, grande, grande, grande mi Cuba, grande mis muchachos, que injusto pero que injusto es el fútbol.

Arriba mi Cuba, arriba nuestros muchachos, Cuba te está agradecida y los fanáticos del fútbol cubano estamos en deuda con ustedes

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Sub 20s toman la responsabilidad

Al técnico cubano le ha tocado armar un verdadero rompecabezas
Diesmada y casi sin cambios a mano, la selección cubana de fútbol sub 21 llega hoy a la semifinal de los Juegos Centroamericanos frente al gran favorito del torneo: México, vaya que no solo nos tocó bailar con la más fea, sino que también habrá que besarla.

Ante las bajas de sus principales figuras el seleccionador cubano Raul González Triana tendrá que darle entrada en su once inicial a dos de los tres jugadores Sub 20, que se incorporaron al grupo tras la eliminatoria de su categoría.

Bryan Rosales y David Urgelles debutarán esta noche y les tocará calzarse pantalones de gente grande para cumplir con la tremenda responsabilidad que se les pide cumplir.

No son, sin embargo, dos improvisados, ya que ambos cuentan ya con experiencia mundialista a demás de haber sido de lo más rescatable de la última selección cubana Sub 20 de fútbol, aunque esta noche y por motivos de necesidad ambos tendrán que desempeñarse en posiciones en las cuales no son habituales.

Para aprovechar su rapidez y grandes condiciones técnicas, como ya habíamos especulado, Triana mandará a la Bala Rosales como punta izquierda, mientras que la Bestia Urgelles tratará de hecharle la garra y meterle colmillo a cualquiera que intente penetrar por la banda derecha cubana, dejando de esta manera a la selección con un planteamiento 4-4-2 en el terreno y solo la presencia de Pedro Anderson y Emmanuel Labrada como posibles recambios.

Sandy Sánchez volverá a ser nuestro hombre bajo los palos, con Yosel Piedra y Urgelles como laterales, Arturo y Colón seguirán como centrales, no habrá modificaciones tampoco variaciones en la contención donde Yolexis y Clavelo seguirán en sus labores de cortar y distribuir juego, mientras que el Pitufo Pérez y la Bala se encargarán de explotar las puntas para que Santa Cruz y Reyes busquen perforar la meta mexicana y dar el sorpresón.

Cuba deberá a hacer su juego, olvidarse del color de la camiseta de enfrente, tocar, mover el balón, aprovechar su velocidad y no prestar el balón, jugar a lo que sabe y no prestar el balón al conjunto mexicano, pues esto puede ser jugar a la ruleta rusa.

Difícil pinta la cosa pero no imposible para un grupo con el que la adversidad siempre se ha ensañado pero al que parece que las cuestas empinadas y las dificultades los convierten en aún mejores. Oficio y mucha experiencia por parte de los mexicanos que tendrán de su lado el apoyo de los suyos. Corazón y garra por los nuestros.

Difícil, muy difícil, pero no imposible, la adversidad es un obstáculo que conocen muy bien nuestros muchachos, y aunque los especialistas digan lo contrario y digan que Cuba va al matadero esta noche al Pirata Fuente, yo voy con los míos, yo confío en los míos, y si alguien lo duda, les contaré cuando estemos jugando en la final.

Vamos Cuba, Cojones que si se puede.